Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com

Consejos para un verano más saludable - 13/7/2017

Compartir este artículo:

Durante el verano, la mayoría de personas aumentan su actividad física. En el momento de empezar a realizar ejercicio, debemos empezar de forma progresiva y antes de empezar calentar y estirar bien aquellos músculos que utilizaremos durante la realización de la actividad física.

 

Correr

Si la actividad que vas a realizar es correr por la playa, es altamente recomendable que realices dicha actividad con un calzado adecuado y no descalzo, más aun si no se está acostumbrado a realizar ejercicio físico.

Correr descalzo por la playa aumenta el riesgo de sufrir lesiones en tobillos y piernas, ya que el impacto es directo con el cuerpo del deportista. También es aconsejable utilizar zapatillas si se realizan otras actividades en la playa como el vóley.

Para prevenir, debemos calentar y estirar los músculos que utilizaremos durante el ejercicio, así como evitar correr por la zona de arena húmeda y con pendiente.

 

Natación

Antes de practicar la natación debemos calentar y estirar bien los músculos, además debemos tener cuidado a la hora de realizar zambullidas para evitar golpes en el cuerpo.

También es recomendable, en deportes acuáticos como el esquí o la moto acuática llevar casco y las protecciones necesarias para las zonas más sensibles como la cabeza y el cuello.

La natación es un buen deporte para practicar si se padecen problemas articulares o musculares, dos de sus estilos (crawl y espalda) son muy saludables para la columna.

 

Senderismo

Es muy importante llevar un calzado adecuado a la actividad que vamos a realizar. Si la caminata que llevaremos a cabo es de larga distancia debemos cuidar nuestra espalda evitando cargas innecesarias en la mochila, recordad siempre cargar con lo indispensable.

En la medida de lo posible, debe evitarse realizar esta actividad en las horas centrales del día y utilizar siempre ropa transpirable.

En todas las actividades deportivas es fundamental mantenerse hidratado, más aun si es verano y si se practica un deporte de larga duración y exigencia.

Debemos recordar que será siempre mejor realizar actividad física durante las primeras horas de la mañana o por la tarde, una vez el sol haya bajado. La sensación de fatiga será menor y el cuerpo se beneficiará más de la práctica deportiva.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.