Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
× Cursos presenciales Fisiofocus TV Jornadas +Fisiofocus Contactar
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

La fisioterapia en el embarazo con Irene Fernández - 15/12/2017

Compartir este artículo:

Os compartimos la entrevista que le hicimos a la fisioterapeuta Irene Fernández sobre el ejercicio, la fisioterapia y el embarazo.

 

¿Por qué es importante realizar ejercicio durante el embarazo?

En todas las etapas de la vida el movimiento y la actividad física son importantes para mantener y/o asegurar un buen estado de salud. El movimiento debería ser un pilar básico en nuestra salud, al igual que la alimentación y la gestión del estrés. Durante el embarazo los beneficios no son solo para la madre sino que también pueden influir en la salud del futuro bebé, dato que me parece importantísimo.

A nivel de la madre, son muchas las publicaciones científicas que avalan y aconsejan que la mujer debe mantenerse activa durante la gestación. Gracias a la actividad física la madre puede gestionar la ganancia de peso evitando, entre otras patologías, la diabetes gestacional e incluso la pre-eclampsia. Además, un cuerpo activo puede soportar mejor las cargas del día a día y los cambios biomecánicos que el cuerpo sufre a lo largo del embarazo. Gracias al ejercicio físico se pueden ver reducidos los dolores osteoarticulares, en ocasiones tan característicos de la mujer embarazada, e incluso las dificultades del tránsito intestinal.

A excepción de algunas situaciones puntuales,  la mujer debe realizar actividad física durante el embarazo.

 

¿Aconsejas realizar ejercicio durante el primer trimestre de gestación?

Esta suele ser una cuestión que preocupa mucho a las madres y aquí me remito a las guías y estudios científicos.

Si bien es cierto que la mayoría de los estudios de intervención empiezan la actividad física pasada la semana 12-14, éstos mismos nos hablan que lo peligroso para el primer trimestre es el sedentarismo.

Me parece que deberíamos llamar un poco al sentido común y remarcar que, si una mujer está acostumbrada a realizar actividad física, puede y debe seguir con ella (no olvidemos que se ha quedado embarazada practicándola). No obstante, si una mujer es sedentaria, lo bueno sería empezar a moverse y después pasado el primer trimestre y “asegurada” la implantación, empezar con un programa de actividad específico para la mujer gestante. Igualmente recordar que las placentas de mujeres activas tienen más capilares que las de las mujeres sedentarias.

En el embarazo no hace falta batir nuestras propias marcas pero sí mantenerse activas y fuertes.

 

¿Cuándo debería retomarse la actividad tras el embarazo?

La cuestión no es cuando se retoma la actividad sino que no debe parar. La mujer embarazada y la mujer en postparto, aunque sea postparto inmediato, puede beneficiarse de la practica habitual de ejercicio físico, simplemente que nosotros como profesionales deberemos saber cuales son los ejercicios más indicados para cada etapa. En el postparto hay que tener en cuenta diferentes factores por ejemplo el status hormonal, la calidad de los tejidos, el tipo de nacimiento, si hay o no lactancia, la disponibilidad de la mujer así como su motivación y predisposición, etc. A partir de aquí, debemos enseñar a gestionar la dinámica de las presiones para en un futuro evitar disfunciones pelviperineales, reestablecer las sinergias de activación muscular y establecer patrones de respiración óptimos que nos ayuden a despertar a la faja abdominal y al suelo pélvico. En definitiva aprender a gestionar la cavidad abdomino-lumbo-perineal para posteriormente poder ejercitar al cuerpo en situaciones de nuestro día a día.

 

¿Deberían las mujeres acudir a un fisioterapeuta para evaluar el embarazo?

Por supuesto. Sí, sí y sin lugar a dudas. Los cambios que realiza el cuerpo de la mujer para afrontar el embarazo, para dar cabida al bebé y a sus intestinos son enormes. El cuerpo de la mujer embarazada debe estar libre de tensiones para asegurar que esas modificaciones corporales se den de la manera más eficaz posible. El fisioterapeuta obstétrico no solo debe focalizar su trabajo al suelo pélvico sino a conseguir un cuerpo libre de tensiones donde el dolor no debe tener cabida.

 

¿En qué beneficiaría a las mujeres visitar el fisioterapeuta durante el embarazo?

El fisioterapeuta  puede controlar el suelo pélvico y acompañar en la educación de la pelvis obstétrica además de liberar y normalizar las tensiones miofasciales y articulares.  Además puede acompañar a la mujer tanto en la actividad física prenatal como postnatal.  Instruir a la mujer en la optimización de la postura gestacional para conseguir una recuperación postparto más ágil. Y no sólo se beneficiarían durante el embarazo sino que también el adiestramiento abdomino-diafragmático-perineal puede ser muy útil para el momento del parto consiguiendo pujos más eficaces.

 

¿Y en el parto y post-parto?

El trabajo que se puede realizar a lo largo de todo el embarazo se puede focalizar más al periné en los últimos meses. Un periné  y un cuerpo libre de tensiones puede hacer que el parto se dé de manera más eficaz. El aprendizaje de posturas de dilatación, de posturas facilitadoras para el expulsivo o el control de la respiración así como otras técnicas de gestión del dolor, son cuestiones que deberían abordarse en las clases de acompañamiento a la maternidad.

Una vez ha nacido el bebé la valoración de las estructuras abdominales y pelviperineales permitirán a la mamá normalizar o tratar posibles secuelas del nacimiento y sobretodo asegurar la correcta involución uterina, postural y respiratoria. Se debe volver lo antes posible a las condiciones pregestacionales. A partir de un examen exhaustivo de la mujer puérpera, se pueden evitar disfunciones futuras que puedan causar dolor, retracciones miofasciales, incontinencia urinaria y/o fecal, disfunciones a nivel sexual, etc. Además, será importante evaluar cómo a medida que la mujer recupera su cuerpo va siendo capaz de gestionar las presiones, incluso en las actividades deportivas de tipo hiperpresivo.

El fisioterapeuta obstétrico puede acompañar a la mujer durante toda la gestación consiguiendo un cuerpo libre de tensiones haciendo que la mujer disfrute de su cuerpo, proteja su suelo pélvico, llegue en las mejores condiciones posibles al parto y tenga una mejor recuperación. En la gestión de los matices residirá la clave del éxito.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.