Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
× Cursos presenciales Másters y postgrados Fisiofocus TV Jornadas +Fisiofocus Contactar
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

Tratamiento de la incontinencia urinaria de urgencia - 5/10/2017

Compartir este artículo:

Según la International ContinenceSociety (ICS), la vejiga hiperactiva (VH) es un conjunto de síntomas de la fase de llenado de la vejiga, caracterizado por urgencia, con o sin incontinencia, usualmente asociada con frecuencia y nicturia y que afecta de manera significativa la calidad de vida del paciente, ya que en otros aspectos aparece fatiga al interrumpirse el ciclo del sueño.

La prevalencia en España en personas mayores de 40 años es del 21,5%, siendo más elevada en mujeres (25,6%) que en varones (17,4%), lo que significa que más de tres millones de mujeres y casi dos millones de hombres sufren este problema urológico, según datos ofrecidos por la Asociación Española de Urología (AEU).

La primera línea de tratamiento, es farmacológica con antimuscarínicos y ß 3- agonista y/o fisioterapéutico mediante el reentrenamiento vesical, fisioterapia del suelo pélvico y electroestimulaciónque puede ser aplicada directamente en el suelo pélvico, a nivel del sacro y del nervio tibial posterior, ésta última es la más utilizada por su coste-efectividad. En segunda línea de tratamiento se encuentran las infiltraciones vesicales con toxina botulínica y cirugía como la enterocistoplastia en el caso de que el tratamiento conservador haya fracasado.

Numerosos estudios han demostrado que tanto el uso de fármacos como la estimulación del nervio tibial posterior (ENTP) son igual de eficaces, sin embargo, con el tratamiento farmacológico aparecen efectos adversos a diferencia de la ENTP.

La ENTP se basa en la medicina tradicional china y está descrita por Stoller en 1999, es una técnica no invasiva de neuromodulación, en el que se introduce una aguja de 34 a una distancia de 3-4 cm craneal a la parte medial del maléolo tibial y otro electrodo superficial cerca del borde plantar de la misma pierna. Se conecta a un electroestimulador de 9V a 20Hz y 200 µs, 12 sesiones de 30 minutos. El mecanismo de acción no está claro, aunque parece que consiste en una despolarización de las fibras somáticas sacras y lumbares que produce un efecto inhibitorio sobre la contractilidad vesical.

 

Laura Calzado Sanz



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.