Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
Acceso campus
Cursos presenciales Cursos online
× Cursos presenciales Postgrados Cursos online Fisiofocus TV Jornadas TFG +Fisiofocus Contactar Acceso campus Fisiofocus - Internacional
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

Beneficios terapéuticos de la marcha nórdica - 18/2/2020

nordic-walking
Compartir este artículo:

La actividad física es fundamental para cuidar la salud y mantener el buen estado corporal en general. Pero no siempre es fácil encontrar una actividad lo suficientemente atractiva para tus pacientes. En este artículo proponemos la macha nórdica, una modalidad deportiva que ha popularizado mucho en los últimos años por sus beneficios terapéuticos.

¿Qué es la marcha nórdica?

La marcha nórdica, o nordic walking, es un actividad deportiva al aire libre muy practicada en el norte de Europa, que se basa en caminar con la ayuda de dos bastones parecidos a los que se usan para practicar esquí de fondo.

Los bastones utilizados están especialmente diseñados para este tipo de actividad, son ligeros y cuentan con la dragoneras o guantes que impiden que éste se caiga de la mano durante la travesía.

Este tipo de ejercicio tiene más beneficios  frente a una marcha normal, dado que al usar los bastones se trabajan también la fuerza en el tren superior, la coordinación y la flexibilidad. Además, aumenta el esfuerzo corporal y por lo tanto aumenta el gasto energético, quemando más calorías que una travesía ordinaria.

Beneficios terapéuticos de la marcha nórdica

Lo bueno de este ejercicio es está indicado para todas las edades y sexo. Es recomendado tanto en rehabilitaciones físicas como psíquicas. Estos son sus principales beneficios terapéuticos:

  • Se ejercita casi el 90% de la musculatura: es una técnica integral, aunque no es una técnica muy compleja, es aconsejable recurrir a un instructor hasta alcanzar un cierto nivel de desarrollo.
  • Desarrolla cualidades físicas: como la movilidad, la flexibilidad, la fuerza, la resistencia  y la coordinación de brazos y piernas.
  • Mejora la postura y reduce los dolores de espalda.
  • Ayuda a mantener el peso y reducir la grasa corporal.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Aplicable en casos de rehabilitación: algunos profesionales la recomiendan en casos de enfermedades coronarias, Parkinson, osteoporosis,  o poscirugía como el caso del cáncer de mama, que en ocasione afecta a la movilidad del brazo y hombro.

Si se padece alguna enfermedad, como en cualquier otro deporte, al principio es recomendable acudir a un profesional sanitario que valore si es indicada para ese estado.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.