Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
× Cursos presenciales Fisiofocus TV Jornadas +Fisiofocus Contactar Acceso Campus
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

Cómo favorecer el desarrollo motor del niño - 22/11/2018

neus-dmotor-CROP
Compartir este artículo:

El desarrollo psicomotor del niño es la progresiva adquisición de habilidades en las diferentes áreas de desarrollo en los primeros años de vida. Este desarrollo se ve influenciado por factores tanto individuales (presencia/ausencia de patología, carácter del niño) como del entorno en el que éste crece (su familia y sus circunstancias).

El desarrollo motor está enmarcado dentro de este desarrollo global y con frecuencia, el primer signo de alerta cuando hay algún tipo de alteración en el desarrollo del niño, se manifiesta en el área motriz. Por este motivo es imprescindible que los fisioterapeutas pediátricos conozcan el desarrollo normal del niño sano y puedan detectar la presencia de dificultades lo antes posible.

La detección a edades muy tempranas es la clave para poder iniciar una intervención precoz e intentar abordar y/o revertir (si es posible) la situación que está interfiriendo en el desarrollo del niño. Paralelamente, entender el desarrollo del niño, nos ayudará a identificar cuales son las causas de esta alteración y poder establecer así los objetivos terapéuticos más adecuados para cada niño y su familia.

Un retraso motor puede ser debido a diferentes causas:

  1. Causas transitorias (ej.: una elongación del plexo braquial al nacer) o permanentes (ej.: una parálisis cerebral)
  2. Causas orgánicas (ej.: patología diagnosticada) o ambientales (ej.: sobreprotección, hipoestimulación).

Sea cual sea el origen del retraso motor, el fisioterapeuta deberá tener en consideración los diferentes factores que pueden influir en el movimiento del niño que tiene delante, tales como la visión, el nivel cognitivo o el estado emocional del mismo y no centrarse únicamente en los que hacen referencia a postura y movilidad.

En el marco de la intervención también deberá tener presentes los requisitos para favorecer el aprendizaje motor, siendo capaz de diseñar actividades terapéuticas que motiven al pequeño a moverse de manera voluntaria, experimentar con su cuerpo y el entorno y practicar las habilidades funcionales que se hayan marcado como objetivo a alcanzar.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.