Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
Acceso campus
Cursos presenciales Cursos online
× Cursos presenciales Postgrados Cursos online Fisiofocus TV Jornadas +Fisiofocus Contactar Acceso campus Fisiofocus - Internacional
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

¿Cuándo debe realizarse una descarga muscular? - 14/2/2019

descarga-muscular_CROP
Compartir este artículo:

El masaje de descarga muscular es un tratamiento de fisioterapia que suele ser utilizado para tratar a deportistas, tanto a nivel profesional y como amateur, que practican algún tipo de deporte a diario o prácticamente a diario, con unos objetivos competitivos.

Se trata de una terapia manual intensa en la cual se aplican compresiones, fricciones y presiones en los músculos con la finalidad de producir un efecto analgésico. Se aplica en los músculos que tienen mayor tono muscular como causa de la carga de entrenamiento.

Muchos deportistas piensan que el momento para realizar este tipo de tratamiento es después de la sesión de entrenamiento o una competición. Cuando más efectivo y beneficioso será es durante los días de descanso antes de una competición y/o entrenamiento. Si no hay ningún día de descanso o es incompatible poder realizar el tratamiento, lo mejor será hacerlo en el día de menos carga de actividad.

Los objetivos de un masaje de descarga muscular son:

  • Prevenir posibles lesiones en el deportista
  • Optimizar al máximo el rendimiento muscular y como consecuencia, mejorar el rendimiento deportivo
  • Acelerar la recuperación post entrenamiento y/o post competición para las futuras sesiones de trabajo
  • Preparar la musculatura para competiciones del futuro
  • Reducir la fatiga y los dolores musculares que aparecen tras el entrenamiento

Algunos de los efectos y beneficios que nos proporcionará el masaje son:

  • Reducción de los espasmos, calambres y hipertono
  • Disminuir el exceso de tono y las contracturas musculares
  • Drenar los residuos catabólicos que producen la fatiga
  • Aumentar el aporte sanguíneo y la vascularización de los músculos, y se producirá vasodilatación aumentando el nivel de oxigeno de los tejidos
  • Aumentar la temperatura interna del músculo
  • Eliminación de dolores musculares, adherencias y fibrosis
  • Aceleración notable en el proceso de recuperación
  • Relajación a nivel general tanto física como mentalmente

.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.