Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
× Cursos presenciales Fisiofocus TV Jornadas +Fisiofocus Contactar Acceso Campus
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

Ejercicios para relajar la mandíbula - 8/11/2018

dolor-de-mandibula-fisioterapia_CROP
Compartir este artículo:

El bruxismo es una patología cada vez más conocida. Uno de los principales problemas que produce es el desgaste de los dientes causa de la excesiva compresión de la mandíbula durante el día o la noche. Esta fuerza en exceso de la mandíbula también puede producir dolor en la zona cervical además de en toda la zona de articulación temporomandibular.

Los síntomas que acompañan dicha patología son: un dolor e inflamación de la articulación de la mandíbula, dolor en la cabeza a causa de una sobreestimulación de las estructuras nerviosas y puede que también aparezca dolor en el oído.

Todos somos conscientes que es importante adoptar una buena postura corporal para evitar dolencias en el futuro. Debemos saber que es igual de importante aprender a relajar y a la vez ejercitar la mandíbula para que ésta también adopte una buena postura.

La realización de muchos de los ejercicios debe ser delante de un espejo, para tomar conciencia de la correcta realización, y puedes aplicarlos para relajar, aliviar el dolor o fortalecer la mandíbula. Algunos de los ejercicios que te aportarán beneficios son:

·         Masaje de la musculatura. Para ayudar a mejorar la circulación en esa zona y ayudar a la descompresión de los cóndilos. Recordar que la mandíbula se extiende cerca de las sienes y por encima de las orejas, zonas que también pueden ser masajeadas.

·         Apertura y cierre con la lengua en el paladar. Con la boca cerrada y relajada colocamos la punta de la lengua en el paladar. Sin despegar la lengua hay que abrir y cerrar la boca. Prestar atención para no mover la mandíbula hacia los lados.

·         Tirar de las orejas. Tumbados, debemos cogernos por el lóbulo de la oreja y tirar suavemente hacia los pies hasta notar una resistencia, llegados a este punto debemos mantener la tensión y notaremos que el tejido empieza a relajarse.

·         Movilidad lateral. Con la boca relajada moveremos la mandíbula hacia izquierda y derecha.

·         Movilidad anterior. A diferencia de la movilidad lateral, con la boja relajada moveremos la mandíbula hacia delante y hacia atrás.

·         Apertura con resistencia. Colocando la mano bajo la barbilla y ejerciendo una pequeña presión se hará fuerza con la mandíbula para intentar abrir la boca.

·         Movilidad anterior contra resistencia. Colocando la mano en la barbilla y realizando una pequeña presión intentaremos llevar la mandíbula hacia delante.

·         Estiramientos cervicales y del esternocleidomastoideo. Ambos músculos están estrechamente relacionados con la articulación temporomandibular y su relajación ayudará.

Es recomendable para aquellas personas que sufran dolores agudos que acudan a un fisioterapeuta para que pueda ayudarles y darles unas directrices sobre qué ejercicios realizar.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.