Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
Acceso campus
Cursos presenciales Cursos online
× Cursos presenciales Postgrados Cursos online Fisiofocus TV Jornadas +Fisiofocus Contactar Acceso campus Fisiofocus - Internacional
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

La importancia de cuidar el suelo pélvico masculino - 23/1/2020

suelo-pelvico-masculino
Compartir este artículo:

El suelo pélvico masculino, como el femenino, es el conjunto de planos, músculo-aponeuróticos que se encuentran en la parte dentro de la pelvis ycuya principal función es la de sostén.

Cuando se habla de suelo pélvico en seguida se piensa en pacientes femeninos, pero en los hombres también cumple un papel muy importante en su día a día.Por ello, se debe prestar atención a los síntomas que pueden ser un signo de disfunción y acudir a un profesional que pueda hacer un diagnóstico diferencial.

Principales causas de la disfunción de suelo pélvico masculino

En el caso de los hombres normalmente estas disfunciones están asociadas a factores como:

  • La edad avanzada
  • El estreñimiento
  • El sobrepeso
  • Tos crónica (normalmente relacionada con el tabaquismo)
  • Cirugíasu otras enfermedades relacionadas con la próstata
  • Ejercicio físico extremo o sobresfuerzos

Posibles disfunciones del suelo pélvico

A continuación comentamos algunas de las disfunciones que pueden agravarse al tener un suelo pélvico debilitado.

  • Incontinencia urinariade esfuerzo: es  la pérdida involuntarias de orinaque ocurre tras un esfuerzo o ejercicio.
  • Incontinencia urinaria de urgencia: es la pérdida de orina precedida de urgencia miccional.
  • Goteo tras la micción: pérdidas de orina que se producen tras el vaciado de la vejiga.
  • Eyaculación precoz: imposibilidad del controlar el reflejo eyaculatorio, ocurriendo antes de lo deseado.
  • Disfunción eréctil: dificultad para llegar a tener o mantener una erección.
  • Eyaculodinia: trastorno que produce dolor durante la eyaculación.
  • Dolor pélvico crónico: Dolor no oncológico percibido en estructuras relacionadas con la pelvis, continuo o recurrente durante al menos 6 meses.

Conocer el suelo pélvico y saber cómo ejercitarlo es beneficioso para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren alguna de estas disfunciones.

Si se padece de alguno de estos problemas es recomendable acudir a un especialista, entre otros problemas, valorarán el estado de tu musculatura pélvica y el tratamiento más eficaz en cada caso. Como en las disfunciones femeninas, la combinación de ejercicios y otras técnicas pueden ser la solución o la ayuda para mejor.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.