Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
× Cursos presenciales Postgrados Fisiofocus TV Jornadas TFG +Fisiofocus Contactar
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

Pilates terapéutico y lesiones - 19/12/2017

Compartir este artículo:

El método Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental creado por Joseph Pilates a principios del siglo XX. Se basa en el conocimiento de distintas especialidades y une el fortalecimiento muscular, con el control mental, la respiración y la relajación.

Sus ejercicios se realizan siguiendo 6 principios fundamentales: concentración, control, centralización, respiración, precisión y fluidez de movimiento y esto hace que sea un ejercicio muy recomendado en caso de lesiones.

Hoy en día, el Método Pilates se ha convertido en una herramienta indispensable en la fisioterapia como prevención y tratamiento de numerosas patologías musculo-esqueléticas y como recuperación tras una cirugía. Son innumerables los beneficios del mismo, tales como la mejora de la movilidad, aumento de la fuerza muscular y estabilidad, coordinación, corrección postural y en consecuencia disminución del dolor.

Para que el método Pilates sea efectivo en el tratamiento de las distintas lesiones, se debe profundizar en la valoración del paciente realizando una correcta anamnesis, pruebas funcionales y observación de la postura. También marcarse unos objetivos, a corto plazo, como es la diminución del dolor y mejora de la autopercepción del cuerpo; a medio plazo, corrección postural, flexibilidad articular y mejora de la fuerza muscular; y a largo plazo, propiocepción, mantenimiento de la postura e integración funcional del movimiento.

Es importante no protocolizar, intentar encontrar la causa y tratar el síntoma, buscar la participación activa por parte del paciente, tratar de manera global, regional y local, utilizar el movimiento y la respiración y seguir los tres principios fundamentales de control central (activación de la musculatura del suelo pélvico y transverso), precisión y disociación coordinada.

Existen ejercicios de distintos niveles que se adaptarán a las necesidades de cada paciente y podrán utilizarse materiales que asistirán o resistirán los movimientos en función de nuestro objetivo. Las sesiones se pueden realizar individuales o en grupo, pero siempre han de ser específicas para cada lesión.

 

Laura Calzado Sanz



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.