Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
× Cursos presenciales Postgrados Fisiofocus TV Jornadas Conferencias +Fisiofocus Contactar Acceso Campus
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

¿Qué es la artrosis cervical? - 17/1/2019

artrosis-cervical_CROP
Compartir este artículo:

La artrosis cervical o cervicoartrosis es una de las principales causas del dolor cervical y acostumbra a aparecer a partir de los 50 años. Esta patología se produce cuando hay una lesión o degeneración del cartílago de las articulaciones de la columna cervical, puede ser a causa de factores genéticos y ambientales, así como también de traumatismos, infecciones o malformaciones congénitas.

La cervicoartrosis afecta de forma directa los discos intervertebrales de la parte superior de la columna, de forma más específica en la parte de las cervicales en C5-C6 y C6-C7.

 

Síntomas de la artrosis cervical

El síntoma más frecuente de esta patología es el dolor del cuello que aparece cuando este realiza movimientos. En la mayoría de los casos el paciente no tendrá sensación de hormigueo o pérdida de fuerza en el brazo o mano.

Otro síntoma es la rigidez de la zona del cuello que limita los movimientos de este. También pueden aparecer alteraciones visuales o acúfenos, crujimientos durante el movimiento y dolor de cabeza.

 

Consejos para aliviar el dolor de la artrosis cervical

Debemos evitar movimientos o posturas forzadas de la columna cervical. Hay que ser conscientes de ello sobretodo en el trabajo donde, la mayoría de la gente, está muchas horas sentado en una misma posición.

Para dormir hay que intentar evitar dormir con almohadas muy anchas, es mejor escoger una almohada baja y cómoda.

Si el dolor es agudo es recomendable el reposo del cuello, que se puede conseguir con un collarín.

También se puede optar por un tratamiento farmacológico para disminuir y conseguir aliviar el dolor.

Una opción que ayudará a mejorar el dolor derivado de esta patología es la realización de ejercicios para fortalecer la musculatura del cuello.

Algunos de los ejercicios que pueden ayudar a disminuir el dolor y a consecuencia mejorar el día a día el paciente son: un auto-masaje cervical con un palo (haciéndolo rodar de arriba-abajo y viceversa) y/o realizar el estiramiento del esternocleidomastoideo (se trata de un músculo muy importante para la zona cervical ya que la provee de muchos movimientos.

Si el dolor permanece es recomendable acudir a un profesional de la salud para que pueda ayudar a aliviar el dolor y dar unas directrices para evitarlo en el futuro.



Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.