Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies.
  615 85 25 76
secretaria@fisiofocus.com
Acceso campus
Cursos presenciales Cursos online
× Cursos presenciales Postgrados Cursos online Fisiofocus TV Jornadas Conferencias +Fisiofocus Contactar Acceso campus Fisiofocus - Internacional
  615 85 25 76 | secretaria@fisiofocus.com

Cómo aliviar los dolores de lumbalgia - 2/1/2020

lumbalgia-blog
Compartir este artículo:

El dolor de espalda es una de las molestias más tratadas en fisioterapia. Especialmente la zona lumbar, es una de las más afectadas y de las que mayor riesgo de recaída presenta (un 85% de las personas que tienen o han tenido lumbalgia vuelven a padecerla, según el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid).

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia comprende el dolor localizado en la parte baja de la espalda, donde se encuentran las vértebras lumbares. Normalmente, el origen está relacionado con el sobreesfuerzo muscular, movimientos bruscos o repentinos o un traumatismo en la zona. También las enfermedades propias de la edad, como la artrosis y la osteoporosis, pueden provocar la aparición de esas molestias en la espalda.

Síntomas de la lumbalgia

Dependiendo de cada caso los síntomas pueden variar. Estos son algunos los más comunes:

  • Dificultad de movimiento (ponerse de pie o caminar).
  • Dolor constante y punzante en la zona baja de la espalda.
  • Palpación en la zona afectada.
  • Pérdida de flexibilidad en la espalda.
  • Espasmos musculares en esa parte del cuerpo.
  • Al presionar el tejido muscular se agudiza el dolor.

Posibles tratamientos de la lumbalgia

La diatermia capacitiva: es una de las técnicas más potentes y eficaces en el tratamiento del lumbalgia. Produce un rápido alivio del dolor y de la inflamación.

La terapia manual: es una técnica que debe ser aplicada por un profesional y alivia la sensación de presión y dolor en la zona afectada.               

El ejercicio terapéutico: fortalece la zona afectada, corrigen la postura y evita posibles recaídas.

Consejos para prevenir la lumbalgia

  1. Mantenerte en un peso corporal correcto.
  2. Realizar ejercicio moderado o de intensidad, mínimo tres veces por semana.
  3. Cuidar los hábitos posturales.
  4. Usar un calzado adecuado.
  5. Evitar el estrés.
  6. Dejar el tabaco.
  7. Vigilar los estiramientos bruscos, la postura al agachare o levantar objetos pesados.


Compartir este artículo:
¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Sé el primero en recibir información sobre concursos, ofertas, novedades y sorteos.
Además recibe un póster sobre el intrusismo en la fisioterapia.